viernes, 30 de noviembre de 2012

Reglas de composición en fotografía (I)


Hoy en Foto Blogger voy a comenzar una serie de tres artículos sobre un tema muy interesante en fotografía: las reglas de composición. La composición en fotografía trata el cómo vamos a colocar los elementos en la imagen.

Para empezar el tema, tendremos en cuenta lo siguiente:
  • Es importante conocer las reglas de composición, pero sin obsesionarse ni seguirlas siempre al pie de la letra. Antes que nada, nos fijaremos en la escena que queremos fotografiar.
  • Las reglas de composición son psicológicas.

Dicho esto, vamos a ver algunas de ellas:


Regla de los tercios.


Es una de las reglas más importantes. Consiste en hacer una cuadrícula imaginaria. La vista del espectador se va a fijar en los cuatro puntos de intersección de la cuadrícula antes que en el resto de la imagen ya que tienen más fuerza visual. Los elementos que pongamos en ellos van a llamar más la atención, por ello si queremos destacar algo en la imagen haremos que quede en uno de estos cuatro puntos.

Siempre que fotografiamos paisajes tenemos que decidir dónde centrar el objeto de interés. Si es un paisaje con la información mayoritaria en el cielo, pues tendremos que sacar dos tercios del cielo y un tercio de la tierra. Si el paisaje que tenemos tiene más fuerza en la tierra, pues dos tercios de la tierra y un tercio del cielo. Si estas imágenes las hiciésemos dividiendo en dos la foto, no estaríamos dando fuerza a ninguna de las dos partes, y la fotografía perdería interés y fuerza.

Las imágenes de paisajes reflejados en agua o de retratos reflejados en espejos son ejemplos de fotografías muy bonitas en las que no se sigue la regla de los tercios, ya que la imagen queda dividida en dos partes.



Regla del horizonte.


Hay que intentar sacar el horizonte sin inclinar. Para conseguir el horizonte recto, podemos ayudarnos de la maya que tiene la cámara. De este modo, las imágenes quedarán mejor.



Regla de las líneas.

Las líneas en la fotografía son una de las maneras más sencillas de dirigir la mirada del espectador hacia el elemento de interés. Las líneas aportan significado a la imagen:

- Líneas horizontales y verticales. Las horizontales dan sensación de quietud, paz, calma, descanso o muerte; las verticales sugieren crecimiento, fuerza, vida, poder.

- Líneas diagonales y curvas. Dan movimiento, relieve e idea de continuidad a la fotografía y dirigen la mirada del observador obligándole a recorrer toda la línea. Las imágenes en forma de S (el curso de un río, una carretera, el cuerpo humano) llaman a la tranquilidad y a la sensualidad.

- Líneas convergentes. Son líneas que confluyen en un punto, dentro o fuera de la imagen, y dan sensación de profundidad.

La estructura triangular es muy recurrida tanto en paisaje como en retrato. Cuando hacemos un triángulo en la imagen (por ejemplo, marcando con un brazo apoyado en la cabeza, figurando la forma triangular) tiene connotaciones con la pintura y también con la religiosidad.

Cuando las líneas están sin cerrar en la imagen, nuestra mente las cierra completando la escena.



Centro de interés.


Debe quedar claro cuál es la parte más importante de la fotografía. Puede ser más o menos grande, estar en el centro o en un lateral, lo importante es que quede claramente destacado.

Cuando el objeto no va a ser lo único o no va a rellenar todo el encuadre es recomendable situarlo a un lado de la imagen. En cambio, si fotografiamos algo en detalle tenemos que ponerlo en el centro de la imagen ya que ocupará casi todo el encuadre.

Para conseguir buenas imágenes no necesitamos sacar demasiados elementos en la imagen, debemos tener en cuenta que en fotografía “menos es más”.


Muy pronto os seguiré hablando sobre más reglas de composición. De momento, podemos ir practicando estas.

Hasta pronto!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada